lunes, 19 de abril de 2010

Un escritorio vintage



Los escritorios vintage tienen magía especial, porque podemos pensar quién fue su anterior dueño, dónde estuvo ubicado antes de llegar a nuestra casa... En definitiva sabemos que estamos adquiriendo un mueble con historia.

En este caso, gracias al escritorio Igny podemos dar un toque elegante y retro a cualquier estilo de despacho, incluso es perfecto para poder integrarlo dentro del salón o del domitorio de una forma sencilla, acompañándolo simplemente de un buen sillón clásico o alguna estantería pequeña.

Está realizado en madera de cerezo de primera calidad, por lo que a pesar de su aspecto retro, puede durarnos infinidad de años. Sin lugar a dudas, un escritorio retro puede convertirse en la pieza clave de la decoración del estudio.

¿Os gustan los escritorios vintage?

No hay comentarios:

Publicar un comentario